analitica de sangre en el deporte

La práctica de deporte es una de las recomendaciones básicas que se establecen desde la OMS (Organización Mundial de la Salud) pero el inicio de la práctica debe ser acompañada de un seguimiento o prevención médica en forma de la realización de análisis de sangre y de orina para detectar como responde el organismo.

Estos análisis tienen como fin orientar al deportista en la forma y cantidad en que debe someter su cuerpo a grados de esfuerzo físico siempre buscando el máximo beneficio para el organismo.

Como complemento a este artículo sobre la conveniencia de las analíticas de sangre recomiendo leer el artículo sobre qué se analiza en una analítica de sangre

¿Cuándo un deportista debe realizarse analíticas?

El chequeo preventivo incluyo una analítica de sangre, y esto siempre se debe hacer cuándo una persona decide iniciarse en la práctica de un deporte, como un medio de control de su salud ordinario.

Cuánto más alto es el esfuerzo físico o cuanto más nivel se exija al cuerpo este desgaste más habitual tienen que ser tanto los chequeos médicos como las analíticas de sangre.

Con este tipo de chequeos y pruebas complementarias en muchos casos se pueden llegar a prever riesgos cardiovasculares.

Ante la aparición de síntomas como debilidad muscular, fatiga, insomnio, perdida de peso, mareos, etc. debemos de acudir de inmediato al medico para que lleve a cabo las pruebas que considere pertinentes.

Al menos una vez al año se deben realizar este tipo de pruebas, aunque la persona practique deporte de forma suave.

¿Cómo son los análisis en deportistas?

Se miden varios factores siendo uno de los más importantes las pruebas hematológicas prestando especial atención a los glóbulos rojos, hematocrito y hemoglobina, por la estrecha relación que mantienen con la cantidad de oxígeno que discurre por el torrente y por lo tanto la resistencia que soporta el organismo.

Una medición mas baja de la recomendada de glóbulos rojos reporta la aparición de la anemia, aunque en deportistas de élite no se trata de una patología sino de un reajuste del organismo.

La aparición de la “anemia del deportista” conlleva la adaptación del organismo a este sobreesfuerzo motivando la elevación plasmática.

Otro factor que se estudia con detenimiento son los niveles de azúcar en sangre o glucosa (que normalmente se reducen por la práctica de deporte evitando la aparición de enfermedades como diabetes)

El hemograma realizado al practicante de deporte incluye otros aspectos como el hierro, colesterol, hormonas, etc. hasta tener una “fotografía” completa del estado de salud de la persona.